Inicio
 
 

¡¡¡ Biografía de un Galanista !!!



Luis Carlos Galán Sarmiento

Durante los primeros 38 años de su vida, Luis Carlos Galán Sarmiento se había llamado Jorge Galán. Ese era su nombre, de acuerdo con la inscripción en su registro civil de nacimiento, que solo mucho tiempo más tarde pudo ser corregido mediante un poder otorgado a su primo y uno de sus amigos más cercanos, Alfonso Valdivieso Sarmiento.

El primer acto político de Galán del que se tenga noticia fue en los desfiles estudiantiles de protesta contra el régimen de Rojas Pinilla. Tenía 13 años. Por cuenta de ello, fue detenido una noche en la plaza de toros.

Pero en el episodio recibio una pedrada en la nariz, que le dejó el resto de su vida una cicatriz que habría de representar para él una especie de bautizo en la política rebelde, que fue su sello ante sus electores hasta el día de su muerte.

Ajeno a los ideologismos, Galán estaba realmente convencido de que la solución de los problemas del país era él, encarnando el símbolo de la renovación y de la limpieza, y en ello basó su proyecto político. Algunos acusaban por ello al movimiento de Galán de ser excesivamente caudillista y excluyente. Quizás por ello fue por lo que su movimiento no resistió la embestida brutal de su muerte, y su pronta disolución demostró que el Nuevo Liberalismo era básicamente Luis Carlos Galán, punto de partida y punto final de uno de los proyectos políticos más interesantes del siglo.

Desde niño, Galán se había revelado como una personalidad extremadamente perfeccionista: era alérgico a la mediocridad. De ese perfeccionismo son testimonios varias cartas y ciertas anécdotas no muy conocidas. Por ejemplo, en algunas de esas cartas dirigidas a sus hermanos habló así de sus aspiraciones estudiantiles: "Ante todo, ganar el año, con todo éxito. Convertirme en presidente de la academia Rafael Nuñez de la facultad. Ganar la maratón de Girardot. Leer todo lo que pueda. Obtener el cariño y la comprensión de una niña bien hermosa, sea quien sea, a la que yo quiera comprender y amar".

En otra carta escribió: "Me preocupa empezar a crear un prestigio y defenderlo".

Otra prueba de su perfeccionismo y disciplina estricta la constituye la oportunidad en la que, habiendo ingresado al movimiento scout, se propuso llegar a pie desde Bogotá a Bucaramanga. Pasó La Caro, Zipaquirá, Ubaté, Chiquinquirá, Oiba... y abordó un camión de panela, aunque otras versiones dicen que su padre fue a buscarlo y lo encontró rendido en la carretera. O la ocasión en la que decidió matricularse en clases de equitación, porque según él le hacía bien para la espalda, cuando la verdadera razón era que Galán quería que lo vieran entrar bien montado sobre el caballo a los pueblos a los que lo llevaran sus correrías políticas.

 
  Desde nuestra inauguración han habido 866 visitantes ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=

El reloj...